La Moncloa parece el desquiciado camarote de los Hermanos Marx.

Sánchez  no ha sido capaz de calcular el alcance de un drama nacional, y ha estado más preocupado por su propia imagen que por la seguridad de los españoles.

Pablo Iglesias, que ahora si quita el sueño al desautorizado Sánchez. Basta verle la cara y la sequedad de boca en televisión al líder del PSOE, para concluir que ya no duerme.

Y no lo hace porque se le ha ido a la mierda el sinuoso plan que había urdido con su gurú Ivan Redondo para seguir durmiendo en Moncloa y para el que confiaba en proetarras, separatistas catalanes y zarrapastrosos de todo pelaje.

La improvisación es la seña de identidad de un Ejecutivo incompetente, que lleva semanas subordinando la sensatez a la improvisación sistemática y que se ha acostumbrado a convertir la política en un circo.

Lo ocurrido en La Moncloa es de una irresponsabilidad criminal y la presencia infecciosa del líder de Podemos, unida a su negativa a asumir medidas económicas que intenten salvar a las empresas españolas de una quiebra masiva y a millones de trabajadores del inclemente paro, merecería su destitución por parte del jefe del gobierno.

Como sentenciaba Carlos Herrera si el problema es Iglesias, que Sánchez tenga pelotas para cesarlo y se deje de monsergas.

FUENTE: Periodista Digital Leer la noticia PINCHANDO AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
GOOGLE
Twitter
YouTube
INSTAGRAM