El crimen va ganando

.Sánchez ha puesto al frente del Congreso y el Senado a dos nacionalistas del PSC, acreditados enemigos de España.

EL 11-M de 2004 comenzó un proceso de demolición del régimen constitucional que, como puede verse ahora con claridad, sólo se sustentaba en una derecha a la que la izquierda y el nacionalismo declararon enemiga de la democracia y contra la que organizaron -ahí estaba el PSC de Iceta- el Pacto del Tinell, único cordón sanitario organizado contra un partido que era esencial en la lucha antiterrorista y en la defensa de la unidad nacional. Eran los dos motivos para declararlo indeseable y al margen de los pactos entre partidos, decían, democráticos. Por ejemplo, Batasuna-ETA y ERC.

Porque eso sucedía al mismo tiempo que el presidente en funciones del tripartito catalán, Carod Rovira, acordaba con el asesino de masas Josu Ternera en Perpiñán que la ETA dejara de matar en Cataluña y concentrara sus crímenes en Huesca, Sevilla o Madrid, que para el líder de ERC sí eran lugares adecuados para matar españoles. En Cataluña no los había o había menos, y se corría el peligro de confundirlos con votantes suyos en la cola del super y perjudicar la causa separatista que ERC y ETA compartían. Rovireche no escribió que matar estaba mal, sino que ETA “se equivocaba”matando donde no debía. Por ejemplo: la masacre de Hipercor perjudicó la imagen del nacionalismo catalán, amigo siempre del terrorismo vasco.

Ambos siguen siendo socios en el mismo proyecto: imponer la dictadura nacionalista donde puedan y lograr la destrucción de España. Pero todo, decían en catalán, tiene su taranná, su ritmo o musiquita. Para Iceta, hacen falta 10 o 15 años para “cambiar la mentalidad de los españoles” y que acepten su suicido político. En eso estamos. Desde que ERC, clave en los tripartitos de Maragall y Montilla ofrecía “representar políticamente” a la ETA, hasta hoy, lo que ha cambiado es que ahora son los socialistas y comunistas los que representan a la ETA, a los golpistas de ERC y a todos los separatistas, que, a cambio, les votan en Madrid. Por eso, Sánchez pone al frente del Congreso y el Senado a dos nacionalistas del PSC, acreditados enemigos de España y la Constitución.

La Memoria Histórica que la izquierda predica para la guerra civil de hace 80 años, es amnesia para los asesinados por la ETA hace 10. Casi 400 asesinados sin juzgar, y que debemos olvidar. Díganme si, desde 2004, no van ganando los asesinos.

FUENTE DE LA NOTICIA: EL MUNDO  Ver pinchando AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
GOOGLE
Twitter
YouTube
INSTAGRAM