Varios puestos de trabajo en el departamento de Mónica Oltra, “Parece una broma y no lo es”

Articulo de Pablo Salazar en las Provincias

Parece una broma y no lo es

Si reprodujera en este artículo el texto íntegro de la resolución de la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas publicada el pasado miércoles en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana por la que se resuelve el trámite para la provisión por el procedimiento de libre designación de varios puestos de trabajo en el departamento de Mónica Oltra, para empezar me quedaría sin sitio para seguir escribiendo, resultado de esa prosa farragosa, oscura y casi indescifrable que desanimaría al mayor entusiasta del Derecho Administrativo; y a continuación provocaría primero la sorpresa y seguidamente la indignación al analizar el fondo del asunto. Porque de lo que se trata, entre otros asuntos, es de nombrar toda una batería de cargos políticos alrededor y al servicio de la vicepresidenta, engordando y engrandeciendo hasta la obesidad mórbida estructuras de personal ya de por sí diseñadas en plan nuevo rico. Hasta el punto de que uno de los puestos que se repartían entre los fieles a la causa era el de «coordinador de asesores», que al parecer deben de ser tantos que aquello cabe la posibilidad de que termine siendo una versión a la valenciana del ejército de Pancho Villa. Suena a broma y no lo es: coordinador de asesores, nada más y nada menos. Cuando la mejor labor de asesoramiento la deberían realizar unos funcionarios a los que se exige una titulación determinada y que para acceder a sus puestos de trabajo tienen que pasar por una oposición siempre dura y tremendamente competitiva, que son además los que se conocen los vericuetos de la Administración y los que están más en contactos con los ciudadanos sin pasarlo todo por el filtro sectario del interés partidista. Eso sería lo lógico, lo sensato, apoyarse en los profesionales del sector público, optimizar los recursos disponibles, no cargar con un nuevo gasto que al final hay que pagar o bien dejando de hacer lo que de verdad es imprescindible o incrementando una carga tributaria que siempre, siempre, siempre acaban pagando las clases medias. Pero no, con el neolenguaje inclusivo se anuncian los nombramientos de «secretario/a conseller/a, coordinador/a asesor/a, coordinador/a asesor/a subsecretario/a y jefe/a secretaría director/a general». Y se hace así no porque se busque eficiencia ni porque se esté pensando en las inquietudes de los administrados sino porque hay que cubrir las necesidades del partido, premiar las fidelidades, atender a todas las familias de la organización, rodearse de una guardia de corps que asegure continuidad y ciega obediencia. ¿Racionalizar las autonomías? ¿Recentralizar? ¡Ja! Con el chollo que tienen montado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
GOOGLE
Twitter
YouTube
INSTAGRAM