«España avanza a pasos agigantados hacia una cantonalización que nos puede llevar a un desastre absoluto»

La historiadora Elvira Roca Barea combate los tópicos de la leyenda negra de España con su premiado libro ‘Imperiofobia’

Una voz distinta y nada convencional entre los historiadores españoles. Con ‘Imperiofobia‘, Elvira Roca Barea (El Borge, Málaga, 1966) se convirtió en un fenómeno editorial, mientras que con ‘Fracasología’ ha conseguido el premio Espasa de ensayo 2019. Combate los tópicos de la leyenda negra y se niega a aceptar que España, como concepto, sea un problema. Es licenciada en Filología Clásica y Filología Hispánica y doctora en Literatura Medieval. Actualmente da clases en un instituto de Alhaurín de la Torre.

Vamos por partes. Primero, la leyenda negra. La inventan otros, contra España, y nos la creemos y la expandimos los propios españoles.

-En ‘Imperiofobia’ lo que trataba de explicar es que la leyenda negra no es un caso único. Es un fenómeno histórico muy explicable, que ha tenido otras versiones distintas en torno a otros imperios, y que resulta bastante difícil de contrarrestar toda esa maquinaria propagandística que se consolida a lo largo de siglos contra un poder hegemónico y que existe porque tiene un sentido que exista, porque los poderes que combaten a ese poder hegemónico se defienden con todos los medios a su alcance.

-En la página 214 de ‘Fracasología’ dice que algunos intelectuales utilizan el recurso de echar la culpa a España de todos los males, incluso de los fracasos personales, de ser un aliviadero de los mediocres. Un vicio que viene de antiguo pero que está muy presente.

-¿Es Cataluña el caso más claro de construcción artificial de una nación aprovechando las instituciones autonómicas?

-El caso de Cataluña es el resultado de un proceso larguísimo, que lleva mucho tiempo creciendo, sin corrección de ningún tipo, de creación de un frentismo en el que tenemos que cada región autónoma diseña su estrategia frente a una España que está siempre fuera de los territorios, Valencia frente a España, Andalucía frente a España, Cataluña frente a España y todos frente a España, y entonces ¿dónde está España? Hay una tautología ahí de base y la idea de que esa España es un ente invasor y no es el resultado -y eso es lo que España es- de haber sumado todos nosotros nuestras diferencias y nuestras semejanzas en un proyecto político común. Esa idea hay que recuperarla y prestigiarla en defensa propia, por la salvación de todos nosotros.

-¿Teme que el ‘procés’ acabe copiándose en otras partes, y no hablo ya solo del País Vasco y de Navarra sino de Baleares, Valencia, Galicia…?

-Claro, porque el modelo territorial asimétrico lleva invariablemente a esas conclusiones, cuando otro tiene más que tú, tú quieres llegar a donde el otro ha llegado, es una pescadilla que se muerde la cola y va aumentando constantemente. Lo que sucede es que como esto ya ha pasado antes y lleva a unos niveles de disparate, como cuando el cantón de Cartagena le declaró la guerra al cantón de Totana, llegará el momento en que acabe en el disparate absoluto y entonces habrá que remar en sentido contrario. El asunto está en que hay que empezar a remar en sentido contrario cuanto antes a ver si podemos evitar la mayor cantidad de daños posibles. Y no llegar al extremo completo de la disolución constitucional.

Lo que pasa es que lo que tienes enfrente es un establishment, que se ha colocado. ¿Cómo los partidos políticos, que tienen la mayor parte de sus efectivos, por decirlo así, colocados en los gobiernos autónomos, van a tocar esa estructura y van a mandar al paro a una cantidad grandísima de su propia gente?

FUENTE: LAS PROVINCIAS. Leer la noticia completa PINCHANDO AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
GOOGLE
Twitter
YouTube
INSTAGRAM