Facetas delictivas en la financiación de las campañas de Podemos.?

El juzgado 42 de Madrid ha abierto de momento diligencias genéricas por supuesta malversación contra Podemos tras la denuncia de un abogado del partido cesado en 2019. Quiere aclarar el papel de la consultora Neurona, vinculada a Juan Carlos Monedero einvestigada en Bolivia por “corrupción”, y que fue contratada por el partido durante las campañas electorales de 2019.
 
A finales de 2019, los abogados José Manuel Calvente y Mónica Carmona denunciaron presuntas irregularidades en las primarias del partido, en el uso de los datos de los afiliados y también en la financiación. La sospecha de esos abogados, al igual que de otros miembros del partido, es que Neurona haya podido desviar dinero proveniente del extranjero (sobre todo Bolivia) en los microcréditos de Podemos.
 
La denuncia de 45 páginas presentada por Calvente tras ser despedido por presuntos delitos de malversación de caudales públicos o administración desleal. La denuncia salpicaría también al diputado Rafa Mayoral, el tesorero Daniel de Frutos, el director de Estrategia y Comunicación en la Vicepresidencia Segunda del Gobierno Juanma del Olmo, la gerente Rocío Val o la letrada Marta Flor.
 
En ese momento, Calvente era el coordinador del equipo legal de Podemos y, por tanto, era el encargado de dirigir y supervisar al equipo legal de la formación de Iglesias. Sin embargo, la jefa del equipo legal era la vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados, Gloria Elizo. Sin embargo, Núñez aseguró entonces que el letrado “atentó contra su dignidad como mujer, persona y trabajadora”.
 
Según la denuncia de Calvente, Monedero habría actuado presuntamente como “intermediario y comisionista” entre Podemos y la consultora Neurona Consulting y en la consecución de supuestas “contrataciones ilícitas” de la citada consultora con otras empresas y gobiernos de Latinoamérica. De esta forma, Monedero, amigo personal de César Hernández Paredes, director de Neurona, podría haber obtenido presuntos “fondos mediante contratos simulados, para su propio beneficio personal”.
 
Precisamente, Podemos nombraba a Monedero director del Instituto 25 de Mayo (I25M), hace pocos días. La fundación vinculada a la formación morada tiene como supuestos objetivos el análisis, la formación y la creación política y cultural. No obstante, algunas fuentes consultadas por este diario apuntan que dicho nombramiento tendría como objetivo “potenciar los ‘negocios’ de la consultora Neurona en Latinoamérica”.
 
El segundo pilar de la investigación se centraría en las irregularidades cometidas por el partido durante las obras de remodelación de su nueva sede en la calle Villaespesa nº 18 de Madrid adjudicadas por 1,3 millones que habían sido licitadas por la mitad de esa cantidad. Entre ellas, que Podemos recibió los presupuestos de los contratistas para remodelar la sede 2 días antes de iniciar la licitación.
 
El tercer hecho denunciado se centra en la llamada “caja de solidaridad” de Podemos, en la que se destinaban los “excedentes” de los salarios públicos de los dirigentes del partido y que se asignaban a proyectos o gastos “poco claros”. Se sospecha de una operación efectuada a finales del 2019 en la que una entidad autodenominada #404 Comunicación Popular solicitó 50.000 euros a la caja de solidaridad para emprender un supuesto proyecto de carácter social.
 
Un elemento importante de la investigación abierta por el juez es que fija su lupa en la campaña autonómica de Madrid de mayo de 2019. Neurona llegó a España en 2019, como filial de una empresa mexicana que ofrecía servicios de consultorías para los mandatarios venezolanos y candidatos como Evo Morales y Andrés Manuel López Obrador. Esta empresa, en cuyos documentos Monedero figura como “director” del “equipo de especialistas”, también trabajó para Podemos y el juez quiere saber si pudo generarse algún tipo de desvió de fondos desde América Latina hasta España. 
 
El trabajo de Neurona también genera sospechas en las filas de Podemos. Algunos apuntan a que, en realidad, esos vídeos y diseños se realizaban en el propio partido, a través de la labor de militantes y trabajadores de la formación. Y que Neurona era una “tapadera” para “maquillar” contratos y desviar fondos a través de los microcréditos. La denuncia de los exabogados de Podemos ante la Guardia Civil en diciembre de 2019 (después de que Iglesias les retara a judicializar el asunto) iba en esa dirección. 
 
A lo largo de 2019, Podemos entregó al menos 350.000 euros para esas campañas electorales, tal y como se desprende del borrador del contrato. El problema es que en él aparecen fechas que no cuadran con las de registro de Neurona. El borrador recoge una fecha anterior a la creación de Neurona en España (filial de la matriz mexicana), lo que está empujando al juez a analizar si los trabajos realizados fueron ficticios. La Ley de partidos condena el uso de fondos extranjeros para las campañas electorales.
 
La apertura de diligencias en el juzgado madrileño puede obligar a dirigentes del partido a desfilar ante el juez. La investigación señala al tesorero Daniel de Frutos y la gerente del partido, Rocío Val. La gerente es la figura que en Podemos creen que está detrás del entramado de contrataciones. Con ellos, el juez puede pedir que declare Juanma Del Olmo, jefe de campaña electoral y peso pesado de la dirección. Del Olmo trabaja ahora en el gabinete del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. 
Gloria Elizo “Los rábanos por las hojas”
 

FUENTE: LOS RÁBANOS POR LAS HOJAS Para ver la noticia PINCHAR AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
GOOGLE
Twitter
YouTube
INSTAGRAM