Ribó entorpece la construcción de la nueva terminal de cruceros en su pulso con el Puerto de Valencia.

La actitud inicial del Joan Ribó y su partido, Compromís, ha sido de reserva, cuando no de abierta oposición. 

La entidad no puede avanzar en el proyecto si el Ayuntamiento no define por dónde accederá el tráfico de vehículos y peatones.

Las tensas relaciones del Ayuntamiento de Valencia con los proyectos impulsados desde el Puerto no se limitan a su resistencia a la ampliación norte o el túnel submarino desde Alboraya. Incluso en asuntos en los que hay acuerdo y no se ha alegado motivos técnicos contra su puesta en marcha también están saltando chispas.

Ese el caso de la futura terminal para cruceros, el edificio que ha de servir a los pasajeros de este tipo de buques para tramitar su embarque y esperar el momento de subir a bordo o coger la lanzadera que les lleve a su buque. A pesar de que el consistorio aceptó en mayo de 2018 que el lugar elegido para este centro fueran las naves de la antigua Unión Naval, respaldara el rescate de la concesión que tenía sobre los terrenos Boluda Corporación Marítima en diciembretodavía no se ha recibido en la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) el informe que permita establecer dónde poner los accesos y trazar los viales para la entrada y salida de pasajeros, autobuses, taxis y vehículos particulares.

FUENTE: LAS PROVINCIAS Leer la noticia completa PINCHANDO AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
GOOGLE
Twitter
YouTube
INSTAGRAM