El Gobierno admite que la subida del salario mínimo destruirá empleo.

El Gobierno admite que la subida del salario mínimo destruirá empleo.

El Gobierno se ha dado golpes de pecho asegurando que la subida del salario mínimo era un gran avance en los derechos laborales. Hasta la saciedad ha negado que obligar a los empresarios a pagar más a sus trabajadores por ley jamás tendría como efecto elevar la temporalidad, ni provocar más paro… hasta ahora.

Ha sido el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, quien ha reconocido este martes una evidencia que no han dudado en repetir expertos y organismos, después de que anunciaran subir el SMI de 900 euros en España: elevar el salario mínimo destruye empleo.

Granado ha apuntado que la subida del SMI también puede generar problemas en la contratación algunas ramas del comercio minorista o de la limpieza. Y es que, tal y como advertía el Banco de España en su último informe, los colectivos que saldrían más perjudicados son, precisamente, los peor remunerados y los menos cualificados.

Es la primera vez que el Gobierno reconoce los efectos perversos de la subida del salario mínimo. Según el Banco de España, elevar el SMI supondrá una pérdida de 150.000 puestos de trabajo en nuestro país.

Ver la noticia en libremercado.com, VER AQUÍ.


El Govern admet que la pujada del salari mínim destruirà ocupació.

El Govern s’ha donat colps de pit assegurant que la pujada del salari mínim era un gran alvanç en els drets laborals. Fins a la sacietat ha negat que obligar als empresaris a pagar més als seus treballadors per llei jamai tindria com a efecte elevar la temporalitat, ni provocar més desocupació… fins ara.

Ha segut el secretari d’Estat de Seguritat Social, Octavio Granado, qui ha reconegut este dimarts una evidència que no han dubtat en repetir experts i organismes, en acabant de que anunciaren pujar l’SMI de 900 euros en Espanya: elevar el salari mínim destruïx ocupació.

Granado ha apuntat que la pujada de l’SMI també pot generar problemes en la contractació algunes branques del comercie minoriste o de la neteja. I és que, tal i com advertia el Banc d’Espanya en el seu últim informe, els colectius que eixirien més perjudicats són, precisament, els pijor remunerats i els menys qualificats.

És la primera volta que el Govern reconeix els efectes perverso de la pujada del salari mínim. Segons el Banc d’Espanya, elevar l’SMI supondrà una pèrdua de 150.000 llocs de treball en el nostre país.

Vore la notícia en libremercado.com, VORE ACÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
GOOGLE
Twitter
YouTube
INSTAGRAM