“Azotaría a Mariló Montero hasta que sangrase” Pablo Iglesias.

Que Pablo Iglesias es chusma, un marxista devenido en psicópata para ser precisos, ya lo sabíamos. Que no es un demócrata, también. Que su ejemplo a seguir es su jefe, el narcodictador y asesino Nicolás Maduro, tres cuartos de lo mismo. Y que es el sujeto más machista que vieron los tiempos —“Azotaría a Mariló Montero hasta que sangrase”—, es sabido, consabido y requetesabido. Por cierto, tiene bemoles que su tan inútil como enchufada pareja sea la ministra de Igualdad.

El pasado domingo amenazó con encarcelar a los informadores críticos y el lunes Irena Montera puso nombre y apellido al principal objetivo de su fascistoide amenaza: “Eduardo Inda”

A los que siempre vaticinamos que esto podía acabar como Venezuela nos tildaron de “locos”, “exagerados” y “sensacionalistas”. Cuando escuchaba las flores que me echaban, me sentía tan incomprendido como el gran Jaime Mayor Oreja cuando a finales de los 90 repitió hasta la saciedad que la de ETA era “una tregua trampa” para rearmarse y volver a matar con más fuerza y virulencia si cabía.

Lo que está sucediendo en España parece clónico de lo padecido en Venezuela. El exilio que vive en Madrid me lo lleva advirtiendo no menos de cinco o seis años. “Primero los metieron en los medios de comunicación y, como eran una novedad, les daban cancha y más cancha, hasta que se asentó la sensación de normalidad y se convirtieron en una alternativa de Gobierno. Luego, con dinero cubano, pagaron campañas ganadoras conquistando Miraflores [sede de la Presidencia de la República de Venezuela]. El siguiente paso fue invadir el Poder Judicial y echar a los magistrados libres. El cuarto, cerrar medios y/o robarlos, además de encarcelar periodistas. El último, que es donde estamos en la actualidad en nuestro país, es asesinar a los disidentes o meterlos en prisión y provocar el exilio de quien no comulga con ellos”, me comentaba hará cosa de un mes un venezolano con ya una década en la capital de España.

Todos estos pasos como ocurrió en Venezuela  asesorado presuntamente por Podemos, ya los ha puesto en practica aquí la Extrema Izquierda PSOE, PODEMOS, GOLPISTAS CATALANES Y PRO ETARRAS

En España nos encontramos en el tercer estadio: el control de la Fiscalía va a ser más férreo que nunca con una Dolores Delgado que ha salido del Gobierno para continuar al servicio del Gobierno, puerta giratoria mediante. 

“Nuestra democracia”, amenazó el presidente del Gobierno de facto, “será mejor cuando los responsables políticos, policiales y mediáticos de las cloacas estén en la cárcel”

Olvida el bolivariano presidente del Gobierno que la maravillosa Declaración de Derechos Humanos es igual de tajante al respecto en su epígrafe 19: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

FUENTE: OK DIARIO Leer la noticia completa PINCHANDO AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
GOOGLE
Twitter
YouTube
INSTAGRAM